El Boeing 787-8 Dreamliner, avión de significativo tamaño empleado en vuelos comerciales, ha pasado a convertirse en la última moda en jets privados de superlujo. ¿Su precio? 300 millones de dólares. A continuación, algunas características y razones que han alzado a este avión en el sector de los jets privados.

Pulsar sobre 'Read More' bajo la imagen para continuar leyendo.
En su modalidad comercial, como avión de pasajeros, el Boeing 787 Dreamliner, aeronave de doble pasillo, tamaño medio y fuselaje ancho, tiene capacidad para transportar entre 210 y 320 pasajeros- según el tipo 8, 9 o 10.

Como jet privado, sus propietarios, que pueden ir desde personas individuales hasta organizaciones, determinan el número de pasajeros en cada vuelo según su voluntad y la capacidad máxima de acogida su propio avión- que dependerá de la personalizada configuración interior del mismo.
A pesar de que el Boeing 787 no es de reciente creación, ha sido en tiempos más cercanos cuando ha comenzado a llamar la atención de los clientes potenciales de jets privados de superlujo, quienes han ido interesándose más en nuevas generaciones de aviones de aviones de tamaño medio y fuselaje ancho tales como el Dreamliner y el Airbus A350. ¿Las razones? A continuación.
Según Stephen Vella, CEO de Kestrel Aviation Management, por una parte, los avances tecnológicos en cuanto a motores se refiere, han permitido desarrollar aviones de menor tamaño y más asequibles con capacidad de volar a cualquier lugar del mundo, aspecto muy valorado por líderes empresariales y responsables gubernamentales.

En segundo lugar, la caída del precio del crudo ha hecho por una parte más asequible la adquisición de un avión de estas características entre clientes potenciales, y a su vez supondrá un aumento de la base de clientes cuyos ingresos dependen del crudo- quienes al ver reducidos sus ingresos, optarán por aviones de tamaño medio como jets privados, en vez de aviones de cuatro motores de mayor tamaño.
Finalmente, por diferentes razones se ha desarrollado una preferencia hacia la apariencia más discreta de aviones de menor tamaño con capacidades de jumbo, sobre los más ostentosos de mayor dimensión.

Por otra parte, la magnitud del Boeing 787 permite una interesantísima personalización, tal como puede apreciarse en las imágenes, posibilitando la inclusión de salas de estar, espacios de trabajo, dormitorios, amplios cuartos de baño, y zonas de ocio y relajación, por sólo mencionar algunas opciones.
Picture
Stephen Vella, CEO de Kestrel Aviation Management
Kestrel Aviation Management ha supervisado el diseño, la ingeniería y fabricación del nuevo Dreamliner del grupo de aviación chino HNA Aviation Group, con un coste total estimado de 300 millones de dólares americanos. En la foto superior, Stephen Vella, CEO de Kestrel Aviation Management.
 


Comments


Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply